lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuidar la columna vertebral, la base

Cuidar la columna vertebral es cuidar la base de nuestro sistema, es la que mantiene y protege el sistema nervioso, es la que nos permite enviar y recibir impulsos, sensaciones, información y un sin fin de cosas a través de la medula espinal y de la misma forma envía desde nuestro "cerebro", para entendernos, los impulsos que se trasmiten en todo lo que hacemos en el día a día.

La columna es además de todo un sistema de adaptación, un sistema somático que nos da oportunidad de cambiar, de modificar ciertos elementos de manera que podamos adoptar los cambios a los que sometemos nuestro cuerpo a diario.

Pero este sistema de cambios no es eterno, tiene sus limitaciones y como tal debemos intentar no llegar a colapsarlo, existen lo que en diferentes sistemas se llaman vías de comunicación viscero somáticas y somato viscerales, a priori son las mismas vías pero de doble dirección, en unos casos reciben información y en otros la envían.

De esta forma el intercambio con el medio externo y el medio interno es completo a todos los niveles y se produce en muchos momentos a lo largo del día.

Así podemos traducir y saber de alguna manera, explicar, lo que nos sucede, y por eso el fomentar y adoptar buenas posturas es importante, ya que la capacidad de adaptación es limitada.

Si nos fijamos en la imagen nos damos cuenta de que según los segmentos, ciertas vertebras tienen relación directa con ciertos órganos y viceversa, a través de las vías de comunicación nerviosas, si algo modifica o mantiene un cambio vertebral puede darnos problemas en el órgano relacionado y del mismo modo, si algún órgano se ve afectado puede modificar la posición vertebral.

A todo esto también debemos sumarle el que ciertas emociones tienen la capacidad de bloquear partes del sistema dejándonos indefensos a los cambios o desadaptados.
Por lo que tendremos mucha facilidad para tener mas problemas a no poder "cambiar" con el medio que nos rodea.

Por esto es muy importante cuidar la base, y la base de la columna es mantener las curvas naturales, tenemos lordosis, en la zona lumbar y cervical y cifosis en la zona dorsal y zona sacra, todas tienden a compensarse por lo que si una se modifica el resto tienden a asumir parte de esa rectificación para minimizar el daño.

Pero tal y como están diseñadas las curvas, el aumento de estas y la rectificación nos dejan expuestos a generar protusiones y hernias discales, ya que nuestras propias vertebras hacen de cuñas empujando los discos en dirección a la médula, acciones tan habituales como leer en la cama, siestas en en sofá, respirar de manera incorrecta, o no saber mediar con las emociones pueden acelerar o producir modificaciones que nos den todo tipo de síntomas, aislados o generales.

Por eso es bueno e importante realizar alguna actividad física, del tipo que sea,  caminar es la mas sencilla, y verificar que nuestras posturas laborales y de ocio sean lo mejor posible a fin de mantener nuestra base en las mejores condiciones posibles.

Para cuando nuestro sistema a perdido la capacidad de adaptación existen sistemas como la osteopatía, las flores de Bach, y diversas técnicas que pueden devolvernos la capacidad de adaptarnos a nuestro entorno externo-interno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada